domingo, 28 de febrero de 2010

El niño que miente (I)

Siempre he pensado que cuando se insiste en la fabulacion y la mentira
es porque la realidad resulta demasiado horrible y se sueña con salir volando de allí....
No entro en categorías morales. Lo que está mal está mal...
Pero, más que maldad, yo veo sufrimiento e incomodidad detrás de cada mentira,
por piadosa que esta parezca.
Que os sea útil el artículo....
PDF.


EL NIÑO QUE MIENTE



El niño suele mentir como resultado de un sentimiento de frustración.

Hasta los 4 años, el niño suele comportarse con el fin de complacer a los padres; de ahí, que el realizar algo que se sabe no va a gustar, se omite, no se cuenta.
Es alrededor de los 6-7 años, cuando el niño ya tiene conciencia de haber mentido y se siente mal por ello, aunque no se le haya descubierto.


Razones por las que un niño suele mentir:

- por imitar a los adultos: El niño se da cuenta que los adultos mienten cuando les interesa:

- para complacer a alguien

- para no hacerle daño,... Para el niño esto se va a ir convirtiendo en algo natural, que cree poder utilizar a su conveniencia tal y como ha observado en los demás.

- por predisposición en su personalidad: encontraremos diferentes reacciones según el carácter del niño. Si es tímido o si es un niño con muchos miedos, lo que hará será negar las cosas. El niño exaltado, las exagerará. Precisarán diferente trabajo terapéutico:

- al niño tímido se le estimulará más, se hablará con él para que al "conocer" esas cosas que le producen tanto miedo se sienta con más dominio sobre ellas.

- al niño exaltado se le intentará relajar mediante ejercicios de descarga psicomotriz o mediante alguna actividad deportiva; y se atenderá con detalle a sus fantasías, haciéndole ver que no son más que eso o que sólo una parte de éstas se ajustan verdaderamente al mundo real.

- para llamar la atención, pues se siente poco atendido: la mentira más frecuente suele ser el inventar una dolencia (se trata de algo diferente a los trastornos psicosomáticos, pues aquí el niño en realidad no sufre enfermedad alguna). Los padres deberán intentar dar al niño el afecto que reclama y dedicarle más tiempo.

- para evitar un castigo: la mayoría de las mentiras vienen producidas por este miedo. Suele responder a unos padres demasiado rígidos y moralizadores, y a un hijo con miedo de perder el amor de éstos. Es conveniente averiguar qué imagen tienen estos hijos de los padres, pues a veces es muy distinta de la que creemos.

- por vanidad o "chulería": generalmente se produce porque el niño quiere agradar a los padres, sabiendo cuánto valoran éstos las apariencias.

- por no tener la capacidad de distinguir entre lo real y lo imaginario: este caso precisa de psicoterapia, ya que este tipo de niños no tienen conciencia de que están mintiendo; significa que está anclado en fases anteriores de su desarrollo o que está perdiendo contacto con la realidad.

De acuerdo a las capacidades evolutivas del niño, es conveniente buscar la manera de enseñarle sobre la honestidad, a identificar lo real de lo imaginado,... y sobre todo, intentar ser un buen ejemplo.

Se felicitará siempre la veracidad de lo explicado, y una vez el niño miente , antes que reñirle, es necesario averiguar los motivos que le han llevado a mentir.

Este y otros artículos interesantes relacionados con trastornos del comportamiento infantil, puedes bajarlos de www.psicologoinfantil.com

sábado, 27 de febrero de 2010

Síndrome de Asperger...


Seguramente has oído hablar de AUTISMO y ASPERGER...pero
¿ Cuál es la diferencia ?
¿Cómo es la vida de una persona que sufre este trastorno ?
¿ Es posible su integración en las aulas y en el mundo laboral?
Estos videos son una pequeñisima aproximación a la realidad de muchos niños...
Si te interesa el tema, no dejes de visitar
FEDERACIÓN ASPERGER ESPAÑA

FUERA DE LA FILA I Y II





JORNADA ASPERGER EN SEVILLA



¿ PUEDE QUE MI HIJO TENGA EL TRASTORNO DE ASPERGER?

viernes, 26 de febrero de 2010

Generación Mc Donalds: ALIMENTOS Y COGNICIÓN

No pretendo ser alarmista ni mucho menos generar culpas o polémicas innecesarias. Pero debo confesar que a menudo pienso en los índices de "déficits de atención con mochila a la espalda" que ocupan cada metro cuadrado de nuestras aulas y no puedo dejar de sentir cierto escalofrío...

Y sigo pensando....Pienso en la desmotivación de algunos, en la apatía y el aparente cansancio extremo con el que arrastran sus cuerpecitos enfundados en pitillos, leggins y derivados. Y en el voto de inmovilidad que parecen haber profesado ciertos grupos de adolescentes que no dudan en permanecer sentados durante los 30 minutos de recreo, después de dos horas de pupitre ( ergonómico, sí...pero pupitre al fin ).

Y sigo neuroneando....Pienso en los papás que acuden a las tutorías con sentimientos encontrados y esa conocida cantinela que empieza por "ya no sé qué hacer con él/ella". Palabras tan mágicas como malditas, tétricas, capaz de hacerles pequeñitos, muy pequeñitos y frágiles a medida que van pronunciando cada sílaba de esa sentencia feroz.

Luego están los viejos himnos solemnes... los "qué nos pasa a los adultos, qué nos ocurre, en qué hemos fallado". Esas y otras parecidas son las ideas de muchos/as sabihondos/as, raídas a fuerza de tanto repetirlas en congresos y conferencias para padres....Digo ¿ llegamos por fin a alguna conclusión ?

Y después de tanto dar vueltas, casi tantas como Worry, el hámster mascota del blog... pienso en lo ingenuos que somos... Debatimos la calidad del medio ambiente, los carburantes, el agujero de la capa de Ozono y todas esas urgencias irrenunciables para la humanidad, peeeeeeeeeeero... siempre que hay un cumple o alguna ocasión especialísima, SEGUIMOS LLENANDO LOS MC DONALDS  DE "DÉFICITS DE ATENCIÓN CON MOCHILA INCORPORADA" y al verles las caritas de alegría que se les pone al devorar sus "McPatatas Grasientas", hasta pensamos que " LA CAJITA FELIZ" tampoco debe ser tan mala cuando les deja así, como una seda...

Bueno, después de toda esta perorata, ¿quieres saber de qué va este post ? Muy sencillo: de cómo afecta a los procesos cognitivos, atencionales y motivacionales nuestra alimentación. No quiero robarte más tiempo.Sólo te pido que veas el mini video y que luego saques tus propias conclusiones...

¿Qué le gusta comer a tu hijo ? Si digo macarrones con tomate, patatas en sus múltiples transformaciones, bollería industrial y demás historias...seguro que no me equivoco ¿ no ?. Sí, sí, la " cajita feliz " también. Ahora, ¿ sabes qué cantidad de proteínas contienen verdaderamente las hamburguesas que se venden en los locales de comida rápida ?¿Alguien te garantiza realemente el valor energético de esos alimentos ?

Mira el video. En España estamos terminando la Segunda Evaluación: época de exámenes, madrugones, prisas por entregar lo que no se ha hecho a tiempo...hace falta un plus de energía. Pero no, esto no es un anuncio de ningún reconstituyente vitamínico...Es más sencillo.Ya verás por qué.

Gracias por tu paciencia. No dejes de ver el video....

 P.D.F.


jueves, 25 de febrero de 2010

ESCUELA DE PADRES

Un nuevo PDF para descargar. Se trata de una completísima GUÍA dirigida a EDUCADORES, PADRES, ABUELOS y de recomenda lectura para todas aquellas personas interesadas en la EDUCACIÓN.


PRESENTACIÓN

El concepto y las funciones de la familia han estado históricamente en cambio permanente, adaptándose progresivamente a las nuevas situaciones y retos que la sociedad ha ido planteando en el transcurso de los siglos, como han sido y son los cambios demográficos, económicos, sociales y culturales.
La familia sigue teniendo un gran valor en sí misma y seguirá desempeñando importantes funciones en la vida de las personas, como institución social que es.
Una de las funciones más importantes es la educadora, como primer agente socializador de los hijos. Al sistema educativo oficial siempre se le ha pedido que aportara a los niños tres cosas: conocimientos, actitudes y valores; pero la verdadera función educativa ha residido siempre en la labor diaria de los padres, debido al comportamiento mimético de los hijos en el seno de la familia, de cualquiera de las maneras que la concibamos.
Se ha hablado mucho de la paternidad y de la maternidad responsable, sabiendo que el trabajo de los padres con sus hijos es complejo y continuo, a la vez que gratificante, pues en su evolución personal, los hijos han necesitado y seguirán necesitando de la ayuda, estímulo, tutela, comprensión y cariño de sus padres.
Esto no es nuevo, pues hace ya veinticinco siglos Sócrates escribió “Nuestra juventud ama el lujo, tiene malos modales, menosprecia la autoridad y no tiene ningún respeto a los mayores.
Los niños de nuestra época son tiranos, ya no se levantan y esclavizan a su maestro”.
Evidentemente la sociedad ha cambiado mucho, pero en algunos aspectos da la impresión que haya quedado inmóvil, pues los retos actuales y de futuro tienen similitud con las preocupaciones y desvelos de nuestros antepasados.
Para poder desarrollar adecuadamente sus funciones, los padres necesitan información y formación previa. Los padres tienen que estar permanentemente involucrados en el proceso de formación de sus hijos y formar significa, criar, educar y adiestrar.
Las actuaciones de ayuda a la familia, siempre redundarán en beneficios globales para la sociedad. Aquí reside la importancia de este Manual Didáctico para la Escuela de Padres, ya que en él se abordan todos los temas que los padres deben conocer para desarrollar sus funciones como tales, aportándoles conocimientos y actitudes positivas ante la vida y el desarrollo de sus hijos.

Desde el proceso de la socialización a través de la familia, la paternidad responsable, el desarrollo evolutivo y psicológico del ser humano, las relaciones interpersonales, hasta la salud y la familia; este Manual trata en tres partes y once temas, aspectos muy importantes tanto para los padres como para los hijos, que se desarrollan a través del Programa de Escuela de Padres.

Manifiesto mi felicitación a los autores de este libro, ya que han sabido plasmar en él sus conocimientos y amplia experiencia profesional, así como las sugerencias recogidas durante años en las actividades realizadas en el Plan Municipal de Drogodependencias del Ayuntamiento de Valencia y mi agradecimiento a todos los profesionales de la Comunidad Valenciana que participan en el Programa Escuela de Padres.

Deseo que el Manual Didáctico para la Escuela de Padres sea de gran utilidad para todas las personas que participan en la Escuela de Padres y que para que todos contribuyamos a potenciar las actividades de educación y promoción de la salud y de prevención de las drogodependencias, en beneficio del bienestar y la salud de todos los ciudadanos.

Vicente Rambla Momplet
Conseller de Sanidad

Descarga el MANUAL COMPLETO haciendo clic en el siguiente link

MANUAL DIDÁCTICO PARA LA ESCUELA DE PADRES

miércoles, 24 de febrero de 2010

Mejor enseñar respeto en lugar de tolerancia...

A menudo se dice tanto en las familias como en los medios educativos "hay que ser tolerantes". Sin embargo, para la experta educativa Mª Jesús Comellas esta afirmación comporta cierta actitud de superioridad en la que unos permiten a otros ser diferentes o pensar de otra forma. Frente a la enseñanza de la tolerancia, Comellas argumenta en este video que en el proceso educativo los niños deberían aprender en su lugar el valor del respeto y a valorar y a reconocer a los demás.


Mª Jesús Comellas es maestra y educadora con experiencia en todas las etapas educativas: educación infantil, de adultos y especial. Doctora en Psicología y profesora de la Facultad de Ciencias de la Educación en el Departamento de Pedagogía Aplicada de la UAB. Es autora de numerosas publicaciones en el marco de la orientación al profesorado, a las familias y a los profesionales vinculados a la educación.

martes, 23 de febrero de 2010

lunes, 22 de febrero de 2010

A los niños hiperactivos se les suele confundir con maleducados...

Creo que esto tampoco es tan grave.
Lo triste es que sea al revés...
Psicólogo de Familia


El nadador Michael Phelps -ocho medallas de oro y siete récords mundiales en las Olimpiadas de Pekín 2008- sufría el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) cuando era un niño. En la escuela un profesor le dijo a su madre que nunca llegaría a ser nada en la vida por culpa de su enfermedad. Su madre no tiró la toalla y hoy es un deportista admirado por el mundo entero.


Y es que ser un niño hiperactivo no significa estar condenado de por vida. Eso sí, esta enfermedad invisible requiere de un diagnóstico temprano, un tratamiento multidisciplinar y un aprendizaje por parte de los padres.
 
ACCEDE AL ARTÍCULO

domingo, 21 de febrero de 2010

Los signos de alarma en los dibujos de los niños

Los dibujos de los niños contienen rasgos que pueden alertarnos de que algo está pasando en el ámbito emocional del pequeño. Los tipos de colores, las figuras o la forma en que el niño se representa así mismo y a su familia contienen signos que pueden indicar problemas y sobre los que será preciso que los padres actúen.

Mª Luisa Ferrerós es psicóloga infantil especializada en neuropsicología y Máster en alteraciones del sueño por el Instituto Universitario Dexeus del doctor Eduard Estivill. Siempre vinculada al mundo de la infancia, alterna su actividad profesional de psicóloga en el equipo de especialidades pediátricas del centro BCM con la investigación. Ha impartido numerosas conferencias y es autora de los libros Pórtate Bien, Abrázame Mamá, Enséñale a Aprender,etc.

sábado, 20 de febrero de 2010

La docencia, una profesión moral

ENTREVISTA A ÁLVARO MARCHESI

La Revista Internacional Magisterio sobre Educación y Pedagogía con circulación a nivel de Latinoamérica, entrevistó al psicólogo y catedrático español Álvaro Marchesi, actual Secretario General de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), en su reciente visita a Colombia. En reportaje exclusivo concedido a la periodista Sandra Patricia Ordóñez habló sobre la orientación de una política educativa y cultural para América Latina a través del plan de cooperación de la OEI; la docencia como una profesión moral; los requerimientos de la escuela contemporánea; la enseñanza para resolver éticamente los conflictos; las competencias de los educadores y otros temas de palpitante actualidad.

Para acceder a la entrevista, clic aquí

viernes, 19 de febrero de 2010

jueves, 18 de febrero de 2010

Profe, se ríen de mí...

REPORTAJE


Profe, se ríen de mí

La detección de brotes de violencia en primaria
previene el matonismo entre los adolescentes, dicen los expertos
I. DE LA FUENTE -
Tienen cinco, seis u ocho años y cada día, en el recreo, mientras juegan, ensayan una coreografía. Nadie los dirige, pero en cada grupo hay jefes, amigos de la conciliación y chicos en la cuerda floja: en cualquier momento, los cabecillas pueden expulsarlos del juego. "Lo que no saben es que los papeles que representan ahora pueden prolongarse el resto de su vida", señala María José Díaz Aguado, catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad Complutense. Ahí está el reto. Es en primaria donde pueden aprender a convivir o a reproducir el matonismo que eclosionará en secundaria. (...)


Leer el artículo completo. Clic en Profe, se ríen de mí

miércoles, 17 de febrero de 2010

Entrevista a JAVIER URRA

En su libro, usted explica detenidamente las etapas por las que pasa un niño, ¿piensa que en algunas de ellas hay que hacer mayor hincapié en su educación o todas merecen la misma importancia?


Los siete primeros años de vida son esenciales, pero también me parece importante la preadolescencia, entre los 12 y 14 años. Ésta es una etapa en la que tienes que estar muy atento a sus amigos, cuáles son sus conductas, dónde va, qué hace… Pero a la vez dándole distancia para que se sienta libre y no humillado o fiscalizado por nosotros.

LEER LA ENTREVISTA COMPLETA.CLIC AQUI

lunes, 15 de febrero de 2010

domingo, 14 de febrero de 2010

Padres con hijos adolescentes (I)

En este video Eva Bach nos explica que una de las cosas más importantes al afrontar la adolescencia de nuestros hijos es incorporar las enseñanzas que recibimos de nuestros padres, maestros y mayores. Esto nos da fuerza y la confianza del testimonio, permitiéndonos adelantarnos a los retos y las preguntas que la adolescencia nos va a plantear como padres.


Eva Bach Cobacho (Manresa, 1963) es licenciada en Ciencias de la Educación por la Universidad de Barcelona. Maestra, formadora de formadores y escritora, es especialista en desarrollo personal, inteligencia emocional, comunicación y relaciones interpersonales. Es diplomada en Pedagogía Sistémica por el Institut Gestalt de Barcelona y el CUDEC (México).

Pertenece al equipo del programa Emociones y Desarrollo Personal del Profesorado del Departamento de Educación de la Generalitat de Catalunya, así como al grupo de trabajo en Pedagogía Sistémica del ICE de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Actualmente se dedica a la formación permanente de profesorado, padres y adultos en general e imparte también algunos cursos para empresas. Es profesora en varios postgrados universitarios y asesora pedagógica en diversas instituciones y organismos públicos y privados.


sábado, 13 de febrero de 2010

Cómo afrontar el divorcio. Guía para padres y educadores.

LIBRO RECOMENDADO

Cómo afrontar el divorcio. Guía para padres y educadores.
María Sureda Camps

Este libro tiene el objetivo de ayudar a los padres que afrontan un problema tan grave como el del divorcio, así como a amigos y personas cercanas, deseosos de ofrecer su ayuda a quienes viven ese difícil proceso.
También intenta ser de utilidad para profesores, educadores, mediadores familiares y demás profesionales que puedan asistir a un proceso de divorcio y que quieran ayudar a la propia pareja o a sus hijos a superar el difícil momento que están sufriendo, ya que la forma en que la pareja afronte y resuelva la separación comprometerá el futuro bienestar emocional de sus hijos y el suyo propio.

Este objetivo se acomete desde la Educación Emocional, que nos proporciona las herramientas necesarias para realizar la travesía en mejores condiciones. No se trata de la panacea universal, ni de obviar el dolor de ninguna de las emociones que se concurren en semejante circunstancia, sino de hacerles frente para que “aprieten pero no ahoguen”, para que sea posible, en definitiva, sobrevivir a la ruptura y renacer de nuevo. Y es que la forma en que la pareja encare y resuelva la separación, comprometerá el futuro bienestar emocional de sus hijos y el suyo propio.

Contenido

Capítulo I. El conflicto

1. ¿Qué es el conflicto?

2. Características y fases del conflicto

3. Estilos de comportamiento ante los conflictos

4. Los conflictos de los padres y sus efectos en los hijos

5. Papel de la escuela en la resolución positiva de conflictos

6. Estrategias que pueden favorecer la resolución de conflictos



Capítulo II. El ciclo del divorcio

1. Las crisis familiares

2. El ciclo del divorcio

3. Emociones y divorcio

3.1. La pareja

3.2. Los hijos

4. Hoja de ruta



PREDIVORCIO

Capítulo III. La deliberación

1. La deliberación

2. Comunicar la decisión a los hijos

2.1. Preparando nuestro relato

3. Después de la noticia



Capítulo IV. La ira

1. La ira

2. ¿Qué es la ira?

3. Comprendiendo la ira

4. Estrategias para regular la ira

5. ¿Cómo podemos ayudar a los hijos y a los alumnos a afrontar su ira?

6. Comprendiendo la ira de hijos y alumnos

6.1.¿Por qué se enfadan?

6.2. ¿Cómo les enseñamos a expresar la ira de forma adecuada?

7. Estrategias para afrontar el enfado de los niños

7.1. Líneas básicas de actuación

7.2. Ideas para situaciones concretas



Capítulo V. El miedo

1. ¿Qué es el miedo?

2. Comprendiendo el miedo

3. Estrategias para regular el miedo

4. ¿Cómo podemos ayudar a los niños a afrontar su miedo?



DIVORCIO

Capítulo VI. La mediación familiar

1. El divorcio legal

2. ¿Qué es la mediación familiar?

2.1. Características de la mediación familiar

2.2. Principios de la mediación

3. ¿Por qué la mediación?

4. El proceso de mediación familiar y las emociones

4.1. El mediador y las emociones

4.2. Emociones y bloqueo del proceso de mediación

4.3. El poder reparador del perdón

5. Diferencias entre el proceso de mediación y el proceso judicial

6. Mediación y educación emocional



Capítulo VII. El divorcio emocional: el duelo

1. ¿Qué es el duelo?

2. Comprendiendo el duelo

2.1. Etapas del duelo

2.2. Tipos de duelo

2.3. Factores que favorecen la elaboración del duelo y factores que lo dificultan

4. Estrategias para regular la tristeza

5. Pequeña guia para familiares y amigos de personas que se divorcian. ¿Cómo podemos ayudarles?

6 El duelo de los hijos y de los alumnos. ¿Cómo podemos ayudarles a afrontarlo?

6.1. Comprendiendo su duelo: la tristeza y la pena

6.2. Mitos relacionados con la tristeza de los niños

6.3. Factores que pueden dificultar la elaboración del duelo en los niños

7. Estrategias para ayudar a los niños a afrontar el duelo



Capítulo VIII. Habilidades de interacción social para exparejas

1. Formas más habituales de relación entre padres divorciados

2. Habilidades de interacción social para la pareja de padres

2.1. Comunicación no verbal

2.2. Escuchar activamente

2.3. Asertividad

2.4. Habilidades de comunicación

3. Defensa y respeto de los derechos personales

3.1. Comunicaciones difíciles

3.2. Habilidades de negociación



POSTDIVORCIO

Capítulo IX. La resiliencia: superando las adversidades

1. ¿Qué es la resiliencia?

1.1. Características de la resiliencia

1.2. Fuentes o factores de resiliencia

1.3. Resiliencia y educación emocional

2. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos y alumnos a ser resilientes? A propósito de la empatía y del amor



Capítulo X. Felicidad y divorcio

1. ¿Qué es la felicidad?

2. ¿Cómo podemos contribuir a nuestra felicidad?

3. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos y alumnos a ser felices?



Capítulo XI. Las nuevas familias: la familia reconstruida

1. Funcionalidad del modelo de familia

2. ¿Qué es una familia reconstruida?

2.1. Características de las familias reconstruidas

2.2. Mitos de las familias reconstruidas

3. El proceso de reconstrucción de una familia. pequeño manual de instrucciones para el buen funcionamiento de la familia reconstruida







Editorial: Wolters Kluwer



ISBN: 9788471978943

jueves, 11 de febrero de 2010

Prevención del ACOSO ESCOLAR desde la FAMILIA

Nuestra sociedad ha ido progresivamente tomando conciencia de un problema que genera una gran preocupación social: el acoso escolar, tan antiguo y extendido como la propia escuela tradicional, y en el que se reproduce un modelo de relación basado en el dominio y la sumisión. Diferentes estudios indican que en torno a un 3 por ciento de los adolescentes madrileños sufre acoso escolar, mientras un 3.9% reconoce agredir físicamente con frecuencia. Son precisamente datos como estos los que instan a que desde las instituciones responsables se trate de implementar medidas dirigidas a la prevención de este tipo de violencia.

Dentro del marco de un Convenio entre la Consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la Consejería de Familia acaba de editar una guía sobre cómo prevenir la violencia y el acoso escolar desde la educación, partiendo de los resultados obtenidos en una serie de investigaciones desarrolladas desde la Unidad de Psicología Preventiva de la UCM. La autora de esta guía, María José Díaz-Aguado, Catedrática de Psicología de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, analiza a lo largo de estas páginas las causas, características y consecuencias de la violencia en las aulas, así como las pautas para promocionar su prevención desde la familia y la educación, poniendo especial énfasis en que es posible evitar estas conductas y en los procedimientos eficaces para detenerla y prevenirla.

Tal y como se indica en esta guía, de la que se han editado 15.000 ejemplares, que serán distribuidos en colegios, institutos, asociaciones, centros de servicios sociales y ayuntamientos, y que puede descargarse de forma gratuita a través de la red (descargar), el acoso escolar es un tipo específico de violencia, que se diferencia de otras conductas violentas que un alumno puede sufrir o ejercer en un determinado momento, por formar parte de un proceso con una serie de características que incrementan su gravedad:

No se limita a un acontecimiento aislado, sino que se repite y prolonga durante cierto tiempo, con el riesgo de hacerse cada vez más grave.

Se produce en una situación de desigualdad entre el acosador y la víctima, debido generalmente a que el acosador suele estar apoyado en un grupo que le sigue en su conducta violenta, mientras que la principal característica de la víctima es que está indefensa, que no puede salir por sí misma de la situación de acoso.

Se mantiene debido a la ignorancia o pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir directamente.

Suele implicar diverso tipo de conductas violentas, iniciándose generalmente con agresiones de tipo social y verbal e incluyendo después coacciones y agresiones físicas.

Con esta guía, en la que se diferencian una primera parte dirigida a la definición, evaluación y detección de la violencia en la escuela, y una segunda, en la que se proponen pautas para prevenirla, se quiere promocionar la prevención de la violencia en las escuelas y sensibilizar sobre el tema, ofreciendo, así mismo, herramientas que permitan a los educadores, en el sentido más amplio, abordar esta problemática desde el mismo momento en que se detecte su aparición.

Puedes descargar la guía completa haciendo clic en


EL ACOSO ESCOLAR Y LA PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA DESDE LA FAMILIA

miércoles, 10 de febrero de 2010

martes, 9 de febrero de 2010

Seis propuestas sobre la violencia escolar

QUÉ DEBEN HACER LOS ALUMNOS, LA FAMILIA, LOS PROFESORES Y EL GOBIERNO



Los expertos piden mano dura, pero también adaptación a los tiempos ante la alarma por los nuevos casos de agresiones en las aulas.

Por Javier Otero 


El Gobierno ha situado este problema como prioridad en su agenda política. Parte de las premisas de practicar una “tolerancia cero”con las agresiones y de que hay que usar nuevas herramientas. Los expertos proponen soluciones.


1. Conocer bien el problema


El Gobierno va a actualizar el único estudio estatal que existe, realizado por el Defensor del Pueblo. Además, en enero pondrá en funcionamiento un Observatorio Estatal sobre la Convivencia Escolar y ha encargado a la catedrática María José Díaz- Aguado la elaboración de unos indicadores de referencia comunes.



Javier Urra, psicólogo de la Fiscalía de Menores de Madrid considera que la explicación del problema se encuentra en “fallos en la educación, padres que no educan, no ponen límites y están generando chicos tiranos”. Además, resalta que los agresores y sus familias “disculpan la actitud de sus hijos. Ante eso, la sociedad se tiene que rearmar”.



"Es terrible que arremetan contra los padres como hemos visto en manifestaciones”, replica Lola Abelló, presidenta de la Confederación de Asociación de Padres (Ceapa), que pide que se evite la confrontación. Otros expertos señalan que la escuela no puede remediar algunas situaciones cuando los padres no pueden dedicarse a fondo a sus hijos por sus obligaciones laborales.




2. Sanciones más duras


El Gobierno va a renovar la normativa sobre convivencia en los colegios. Según explica Pedro Uruñuela, director de Alta Inspección del Ministerio de Educación, el objetivo es conseguir una mayor inmediatez en las sanciones, pero también que tengan carácter educativo, con trabajos comunitarios, y que no se limiten a una expulsión del centro.

Pero, además, la Fiscalía ha decidido perseguir como delito, y no sólo como falta, las agresiones a profesores. En Andalucía, la medida fue solicitada por Comisiones Obreras. María Dolores López, letrada de este sindicato en esta región, sostiene que este cambio sí puede ser disuasorio para los agresores en los casos más graves, a la vez que sirve a los docentes “para sentirse más respaldados”. Este sindicato persigue además que el fiscal intervenga en los casos de agresión, ya que ahora lo deja en manos de la acusación particular. En la Comunidad Valenciana estudian sancionar a los padres de alumnos agresores. Es una medida rechazada desde la Ceapa. Su presidenta, Lola Abelló, advierte de los peligros “de judicializar la vida cotidiana en demasía”.



Javier Urra considera que los casos de agresión de un menor a un profesor no deben ser admitidos y el colegio debe denunciar al alumno. En el caso de un adulto, Urra es favorable a considerarlo como un atentado a la autoridad, como han pedido los fiscales jefe de Cataluña y Andalucía. Este experto va más allá y cree que la asociaciones de padres deberían “denunciar a los chicos que cometen unos hechos continuados”y perseguir “por la vía civil”a los padres de estos alumnos, aunque matiza que “no creo que la solución esté en lo penal, sino en la educación”.



Las agresiones a profesores han provocado protestas de éstos. Carmen Perona, abogada de Comisiones Obreras, recomienda a los profesores que denuncien: “la ley está clara y les protege”. Sin embargo, Perona advierte que la Administración no defiende judicialmente a los profesores cuando son agredidos fuera del recinto escolar y pide que esto cambie. También argumenta que si la Administración asumiera la responsabilidad de denunciar a los agresores cuando los profesores no lo hacen por miedo,“cambiarían las tornas”. Hace cuatro años apenas existían denuncias contra profesores por la vía penal, pero desde hace un año aumentan significativamente. La abogada de Comisiones Obreras asegura que cuando los padres emprenden acciones penales contra los profesores lo hacen por ignorancia, porque desconocen la ley de responsabilidad patrimonial de la Administración, que, si ganaran, les resultaría más lucrativa.
3. Formación en convivencia




El Gobierno, según explica Uruñuela, se ha marcado como objetivo que en tres años todos los centros de Primaria y Secundaria hayan recibido formación en temas de convivencia. Los presupuestos para este año ascienden a 6,5 millones de euros y algo más de 10 para el que viene, e incluso podrían ampliarse. Este mes empiezan a distribuirse materiales para detectar con pruebas específicas quiénes están siendo acosados, los alumnos clave para actuar en el problema, etcétera. Uruñuela señala que estas medidas “no pueden dejarse al voluntarismo”, por lo que hay que encontrar un hueco en los horarios de los profesores. Fete-UGT replica que deben aumentarse las tutorías “y esas horas tienen que estar reconocidas en sus condiciones laborales (salarios y concursos de traslado) para el profesorado”, según su portavoz, Charo López Molina.



Lola Abelló pide cambios en Secundaria, donde “todavía se está trabajando con métodos del siglo pasado, de ‘siéntense y escuchen’ ante lo que niños acostumbrados a participar más están pidiendo a gritos un cambio de dinámicas”. Abelló reclama igualmente que esta formación también llegue a los padres.

4. Educadores sociales


Pedro Uruñuela está convencido de “que hacen falta otros perfiles profesionales”para apoyar a los profesores. La especialista en violencia escolar María José Díaz-Aguado matiza que tampoco se puede “cometer el error de no dar a los profesores el poder, el protagonismo y la responsabilidad que pueden y que quieren tener”, aunque se muestra partidaria de que otros profesionales cualificados ayuden a los profesores.



Los educadores sociales defienden la necesidad de incorporarse a los centros escolares, donde apenas los utiliza la Administración, que en algunos casos ha preferido enviar a la policía a colegios con problemas. Maite Mauricio, presidenta del Colegio de Educadores Sociales de Cataluña, sostiene que su papel es más interesante en tanto que trabajan “dentro y fuera de los muros de la escuela”y están acostumbrados al trabajo en equipos interdisciplinares. Alfonso Tembras, coordinador del Colegio de Educadores Sociales de Galicia, subraya que “las medidas disciplinarias por sí solas no sirven para nada.Hay que ir más allá. Se trata de crear una cultura de convivencia”y defiende que estos profesionales deberían formar parte de los departamentos de orientación de los colegios, de donde hoy están ausentes.



Charo López Molina, de Fete-UGT, recuerda que “siempre hemos dicho que el profesor no es ni padre, ni cura, ni amigo, ni psicólogo, y sin embargo, le exigen ser todo eso.Y el profesor no está preparado para ser todo ello”. El filósofo José Antonio Marina propone que se nombre un inspector en cada provincia encargado únicamente del seguimiento de este problema. Además, defiende el interés de especialistas que asesoren a profesores y alumnos y la creación de la figura del Tutor de Convivencia, en contacto con el inspector y los servicios sociales y los agentes tutores (policías) donde los haya.Marina sostiene que existen estudios que señalan que con estas medidas la violencia puede reducirse en un 70% en dos años.
5. Reconocimiento de la autoridad del profesor




Fete-UGT pide la revalorización de la función docente y que las familias no desautoricen actuaciones del profesorado.



Desde el punto de vista de los padres, Lola Abelló advierte que hay que huir del autoritarismo y que la autoridad se gana con el diálogo: “No se nos da por el mero hecho de ser padres o por tener un título de maestro. Esto es lo que ha cambiado”. Abelló hace hincapié en la importancia de formar a alumnos y profesores en la resolución de conflictos. La especialista María José Díaz-Aguado destaca el interés de programas como los desarrollados en Noruega, también a raíz de una fuerte alarma social por casos de acoso escolar. Estos programas “se basan en una afirmación muy fuerte de la autoridad del adulto contra la violencia”.Aunque funciona más en Primaria. En Secundaria se hace necesario transformar la cultura del grupo de compañeros de forma más compleja. Con este método se ha demostrado que baja la violencia escolar. En este sentido, el filósofo José Antonio Marina reclama que la dirección de los centros escolares movilice a todo el claustro y de un mensaje claro de que “en este centro no se permite la violencia”, además de dedicar los primeros días de clase a explicar las normas de comportamiento.

6. Salidas para los ‘objetores escolares’


Hay alumnos que son objetores escolares a los que hay que darles una solución. No quieren estar en la escuela y son los que provocan conflictos. Una escolarización básica más extensa es un éxito, “pero falló en el desarrollo de esa etapa”, dice la responsable de Fete-UGT, Charo López Molina, quien advierte de que algunos alumnos buscan premeditadamente la expulsión del centro. Desde Ceapa se apuesta por dar respuesta a este problema desde la nueva ley de educación. Javier Urra, por su parte, defiende que se les ofrezcan salidas de formación “pero no tan abstractas, sino de preparación prelaboral”.


Publicado en TIEMPO DE HOY

lunes, 8 de febrero de 2010

El comportamiento infantil inadecuado (I)

La TV para Padres de http://www.guiainfantil.com es una iniciativa de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles con el apoyo de GuiaInfantil.com.

Si eres de los que te preguntas una y otra vez por qué se porta tan mal...
mira este video.A lo mejor, podrás encontrar alguna pauta interesante.

domingo, 7 de febrero de 2010

El pequeño dictador

El acoso psicológico no se circunscribe únicamente al ámbito del trabajo o de la escuela. El término se ha hecho extensivo a fenómenos que ocurren, hoy por hoy, también en los hogares. Hijos que acosan a sus padres; niños consentidos, sin conciencia de los límites, que organizan la vida familiar, dan órdenes y chantajean a los adultos; engañan y ridiculizan a sus mayores; a veces roban o ponen en marcha conductas violentas. Hijos desafiantes que han establecido sus propias leyes: pequeños príncipes que se han hecho con el control de la vida familiar.


Leer la reseña completa

sábado, 6 de febrero de 2010

Los niños ante la separación de la pareja (II)

En este artículo de Carmen Mª Zamorano Landero encontrarás información útil, sobre todo aquellos aspectos a tener en cuenta según el rango de edad del menor cuyos padres se separan...

Para descargar el documento haz clic en el siguiente enlace:
LOS MENORES ANTE LA SEPARACIÓN

Los niños ante la separación de la pareja (I)

Tips básicos para afrontar la separación.
Valen para niños y adolescentes.

Parecen verdades de perogrullo, pero son imprescindibles...
A ver qué te parece el video.


viernes, 5 de febrero de 2010

¿Qué hace felices a los niños?

Preguntas a Bert Hellinger



- ¿Qué es lo que hace felices a los hijos?
Que los dos padres se alegren de ellos.

- ¿Y cual es la condición para que ambos padres se alegren de sus hijos?
Que respeten y quieran en el hijo a su cónyuge.

Hablamos mucho de amor pero, ¿Cuál es la manifestación más bella del amor?
El alegrarse del otro exactamente tal y como es; y alegrarse del hijo exactamente tal y como es.
En ese momento los padres que de un modo natural tienen un poder sobre sus hijos, sobretodo las madres son las que realizan esa experiencia, ya que viven un momento muy profundo en simbiosis con el hijo durante un largo periodo. Empiezan a vivir ese poder como una misión, pero no como un poder personal, sino como un poder temporal al servicio del hijo. Hace un tiempo una mujer participaba en un seminario con su hijo deficiente de cinco meses y lo llevaba en brazos. Estaba sentada a mi lado y le dije: “Mira más hacia allá de tu hijo, hacia algo que está detrás de él”.

Lo hizo y de repente el hijo tuvo una larga respiración, me miró y sonrió.
Empezó a tener una apariencia feliz.

Cuando se ponen en relación con algo que está más allá de ellos, padres e hijos son más libres. Es más fácil para ellos estar en acuerdo con su destino, alegrarse de su destino, y se hacen capaces de dejar al otro libre en la medida en la que necesite.

¿Qué era esa lejanía hacia la que la mujer había mirado?
Era el destino de cada uno de ellos, el suyo y el del hijo. Existe incluso algo más allá del destino pero eso es algo que permanece escondido a nuestros ojos y frente a esa realidad permanecemos humildes.

jueves, 4 de febrero de 2010

Padres responsables, ya...


Un vínculo es la unión o ligazón que existe entre una persona y otra. En ningún vínculo el contenido del mismo está dado de por sí, se construye a través de actos, palabras, gestos, actitudes. En la relación que une a un padre con un hijo, el padre es un creador. Esto hace único a este vínculo porque, como en ningún otro, una persona debe crear a otra para que el lazo sea posible. Todas las otras relaciones que podamos enunciar, se dan entre personas que ya existen y a quienes la vida pone en contacto. Pero para que haya un hijo (y una relación padre-hijo) es necesario crear a ese ser. Engendrarlo.
Por supuesto, la misma condición involucra a la madre. Pero, en nuestra cultura, solemos dar por sentada, inconciente a involuntariamente, a la madre como generadora de vida y no recordamos con el suficiente énfasis (salvo en días como estos, cuando el calendario nos los recuerda a través de una fecha azarosa) que el padre es también un dador, un generador de vida. El padre es genitor. Es decir, engendra. Genitor es más que proveedor, más que protector, más que administrador de reprimendas y de penitencias, más que colaborador en la crianza (roles clásicamente atribuidos al padre y todavía preponderantes, a pesar de algunos cambios). Es coprotagonista en igualdad de condiciones. Su condición de genitor conecta al padre con la noción de responsabilidad. Así, paternidad y responsabilidad pasan a ser conceptos ligados de una manera íntima y entrañable.

La responsabilidad paterna
Con mucha frecuencia confundimos responsabilidad con obligación, con obediencia o con cumplimiento. Esa es una noción bastante insuficiente del término. En verdad, responsabilidad define a la capacidad de responder por las consecuencias de nuestras acciones. La responsabilidad es un atributo de los seres humanos. Como tales tenemos contamos con la conciencia acerca de nuestras acciones y no podemos omitir que, siempre, lo que hacemos o no hacemos, lo que decimos o callamos, lo que tomamos o dejamos tiene consecuencias (positivas o negativas, beneficiosas o perjudiciales, creativas o destructivas) para nosotros, para otros y para el entorno que habitamos. La responsabilidad sólo puede ser concebida a partir de la existencia de los otros y se define siempre ante ellos. Es inherente a nuestra condición de seres humanos y, por lo tanto, no hay modo de desprendernos de esta idiosincrasia.
En el caso del padre, responsabilidad y conciencia se hermanan. Los padres somos responsables de la creación de una vida, somos responsables de nuestras acciones para preservarla, para enriquecerla, para dotarla de valores, para instrumentarla, para guiarla en la experiencia del amor, del conocimiento, de la creatividad, de la solidaridad, de la compasión, de la empatía. Esto es lo que la responsabilidad trae a nuestra experiencia como hombres y como padres. Ser padre se convierte así en algo que va más allá de la capacidad de procrear o de la satisfacción de sabernos con descendientes.
Esto vale para los nuevos padres (una categoría que últimamente se suele usar para apuntar a hombres jóvenes, que acceden a esa condición en un mundo distinto al de sus propios padres) como para los papás veteranos, ya fuere porque sus hijos son adultos o porque tienen varios hijos de edades diversas. La responsabilidad es de por vida. Y excede a la paternidad. Porque de cómo nos comportemos en el mundo, en nuestros vínculos sociales, familiares, de trabajo, de los valores que prioricemos y pongamos en acción, dependerán las guías, las orientaciones y los modelos éticos que transmitamos a nuestros hijos.

El día a día de la paternidad
Ser un padre responsable significa, entonces, ser un progenitor que responde a y ante sus hijos por las decisiones, las acciones, las palabras, las aprobaciones y las negaciones, los estímulos y los límites que ejecuta como parte del vínculo. Podrá equivocarse o acertar (eso siempre se sabe después, por lo tanto es relativo), pero lo hará con un amor manifiesto, declarado y demostrado. La responsabilidad así ejercida, genera respeto (no lo impone, sino que lo convoca). Y el respeto da autoridad. Un padre con autoridad es lo opuesto a un padre autoritario. El autoritarismo reemplaza a la responsabilidad. La autoridad, en cambio, es hija de esta.
Para que la paternidad pueda navegar guiada por el timón de la responsabilidad, tiene que ser ejercida con presencia. Poniendo el cuerpo, la palabra, el corazón, la mente en el ejercicio. Paternidad se escribe con P de presencia, física y, sobre todo y ante todo, emocional. Con el nacimiento de un hijo se inicia un viaje sin fin. Habrá muchas estaciones, muchos paisajes, muchos climas. En cada uno de ellos sucederá algo que no había ocurrido antes. La paternidad conciente nos hace saberlo y nos hace comprender que, en cada caso, habrá que actuar de alguna manera diferente. No estamos obligados a saber cómo ni a acertar siempre. Pero sí tenemos la responsabilidad de ofrecer respuestas ante lo que surja de nuestras acciones. Respuestas a veces más firmes, a veces más comprensivas, a veces más extensas, a veces más breves, a veces más activas, a veces más receptivas, aunque siempre, en todos los casos, respetuosas y amorosas. No siempre, quizá, serán satisfactorias. No se trata de eso. Sino de tenerlas y fundamentarlas.
Es urgente que los hombres que tenemos hijos (biológicos o adoptados, no hay diferencia porque en ambos casos se trata de la elección de guiar una vida), nutramos y reforcemos hoy, con acciones, la conexión con nuestros hijos y la asunción de nuestra responsabilidad. Es tiempo ya de reconectarnos con ella o de confirmarla, más allá de las intenciones y de las palabras, de hacernos preguntas y explorar respuestas en torno de este valor. Es una oportunidad. Y somos responsables de ella.
Sergio Sinay
( Especialista en Vínculos )

Los CELOS entre HERMANOS

Los celos son algo natural que surge en la convivencia entre los hermanos, a pesar de lo cual muchas veces se ven incrementados debido al propio comportamiento de los padres. Como nos explica Mª Luisa Ferrerós en este video, es importante que los padres actúen con la máxima ecuanimidad posible con los hijos, evitando encontrar al culpable, y traten de encontrar las causas que provocan la inseguridad que se enconde detrás de este tipo de comportamientos.

Mª Luisa Ferrerós es psicóloga infantil especializada en neuropsicología y Máster en alteraciones del sueño por el Instituto Universitario Dexeus del doctor Eduard Estivill. Siempre vinculada al mundo de la infancia, alterna su actividad profesional de psicóloga en el equipo de especialidades pediátricas del centro BCM con la investigación. Ha impartido numerosas conferencias y es autora de los libros Pórtate Bien, Abrázame Mamá, Enséñale a Aprender.
 
 



Este material corresponde a los videos de educaKids.com.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Rabietas y enfados (I)

A menudo, los padres primerizos no saben cómo actuar ante las rabietas y enfados infantiles.
Este video puede orientarnos sobre el tema...
También te sugerimos que visites la página original
para profundizar sobre este y otros temas interesantes




martes, 2 de febrero de 2010

Entrevista a SERGIO SINAY

"Una luz en la sociedad de los hijos huérfanos"
ENTREVISTA A SERGIO SINAY ( Por Oscar Gerez )
-La siguiente entrevista  fue publicada por El Liberal, de Santiago del Estero, el 22 de agosto de 2009-

-¿Vivimos en una sociedad de hijos huérfanos? ¿Cómo es este nuevo espacio de la realidad social argentina? ¿Esta situación se da también en las provincias?

-Sí, vivimos en una sociedad de hijos huérfanos con padres vivos y, en la mayoría de los casos, presentes y convivientes con los hijos. Son padres que perciben su función como una carga y sienten que los hijos los apartan de sus intereses y urgencias personales. Entonces se desentienden de los hijos, descargan la responsabilidad de la crianza en otros: escuela, clubes, boliches, cyber cafés, televisión, Internet y todo tipo de adultos (entre ellos los narcotraficantes) que usan a los chicos. Estos padres revelan así su propia inmadurez, su negativa a crecer, a ser adultos más allá de la edad y de la imagen o el rol social. Ser adulto es ser responsable, hacerse cargo de las consecuencias de las propias acciones, vivir con valores y traducir esos valores en acciones, tener proyectos trascendentes más allá de lo económico y material. Los hijos de esta sociedad están funcionalmente huérfanos. Quienes deben asumir las funciones paterna y materna en su gran mayoría no lo hacen. Los resultados son trágicos y están a la vista. Los jóvenes, a la deriva, son presa de la droga, de la violencia (como víctimas y ejecutores), de la ignorancia, del vacío existencial, se matan en las rutas, en los boliches, muestran una pobre capacidad de lectura, de comprender lo que leen, de expresar ideas, de formular proyectos. La orfandad de la que hablo no es gratuita. Y, sí, esta tendencia, también se verifica en las provincias. Conozco mucho el interior, viajo, estoy en relación con docentes, terapeutas, sacerdotes, personas preocupadas por lo social y sus testimonios son terminantes. Pero además tengo posibilidad con trabajar con adolescentes en ciudades del interior, de hablar con ellos, y me consta que es así. Esta es una de las consecuencias no deseables de la globalización.

-¿Entonces quién está educando -o mal educando- a nuestros hijos?

-El deber prioritario de los padres es educar a sus hijos. Educar es transmitir valores y transmitirlos con hechos, con actitudes, con un modelo de vida. No un modelo para "mostrar" a los chicos, sino para adoptar como propio, un modelo en el que uno cree y respeta no sólo ante otros sino aún en la intimidad más absoluta. Educar es ayudar a construir proyectos de vida que apunten a dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontramos y no a abandonarlo habiéndonos llenado de cosas materiales o de éxitos egoístas, al margen o a costa de los otros. Educar es transmitir patrones vinculares en los cuales el otro, el prójimo, el semejante es aceptado como alguien diferente de mí y como alguien que es un fin y no un medio. Y eso se transmite, también, con acciones, no con palabras, con presencia y no a distancia, con compromiso y no mecánicamente. Educar es mostrar amor hacia los hijos acompañándolos, poniéndoles límites nutricios, generando autoridad a través del respeto ganado con acciones. Educar es decir que no una y mil veces para dar valor al sí. Educan los padres, no la escuela. La escuela enseña, transmite información, entrena en habilidades intelectuales, conecta con el mundo, socializa. Pero si no educan los padres, "educan", en el peor sentido, todos los rapiñadores que nombramos anteriormente. De hecho, cuando nos encontramos ante un "mal educado", nunca preguntamos "¿A qué escuela vas?", sino "¿De qué hogar vienes?". Hoy, en nuestra sociedad, la mayoría de los padres no están educando. Y es una falta grave y costosa.

-¿Cuál es el futuro de esta situación y cuál debería ser el sentido de una familia que se quiere proteger de problemas como éste?

-En mi opinión una familia alcanza su sentido, su razón de ser, cuando se convierte en un ámbito de amor traducido en acciones, en el cual se acepta y respeta la diversidad y se crean las condiciones y la confianza para que cada miembro convierta en acto lo mejor de su potencialidad, y cuando todo aquello que sus miembros tienen en común contribuye al bien compartido y nutricio. Así, la familia sería el ámbito en el cuál una semilla llega ser el árbol que hay en ella. Esto requiere trabajo y dedicación. Requiere compromiso, honestidad, cooperación, empatía. No es automático. Los hijos no amarán a sus padres sólo por una razón biológica. El amor es un lazo que se construye. Como el respeto. Debemos dejar de preguntarnos qué mundo les estamos dejando a nuestros hijos para empezar a preguntarnos qué hijos le dejaremos a este mundo. Y asumir esa responsabilidad.

-¿Cuál es el rol del varón en esta problemática?, ¿Se aprende a ser padre?, ¿Adónde enseñan a serlo?; ¿Se aprende a ser esposo?; ¿Hay una confrontación entre la concepción machista del ser varón y el ser parte responsable de una familia que necesita no sólo la provisión de alimentos sino también de afectos?

-En ningún lugar se enseña a ser padre, ni madre, a ser esposo, ni esposa. No hay escuelas ni academias, no puede haberlas porque se trata de experiencias intransferibles, no de recetas, no de sacos de talla única que le deben ir bien a todos. No se enseña, entonces. Pero se aprende. Se aprende junto a un hijo, con compromiso y presencia, con ensayo y error y reparación. Se aprende junto a la pareja. La concepción machista de la masculinidad, que lamentablemente sigue siendo predominante en nuestra sociedad, reduce al padre al papel de proveedor. Provee simiente y luego provee lo material. No le requiere provisión emocional y muchos hombres aprovechan eso para ausentarse del lugar en donde más los necesitan los hijos. La provisión de modelos emocionales, la habilitación del mundo afectivo, la provisión de modelos de masculinidad que incluyan la compasión, la solidaridad, la espiritualidad, la capacidad de nutrir, de curar, de cuidar, de amar. La masculinidad hoy predominante está castrada en estos aspectos. Produce machos, pero no produce hombres. Se basa en la testosterona física y olvida la testosterona espiritual. Se necesita mucho más coraje y más fuerza (coraje del espíritu, fuerza del alma) para ser hombre que para ser macho. El macho es obediente, sigue un modelo como un autómata. No es libre. El hombre que encuentra su masculinidad profunda encuentra su libertad, es creativo, se permite vivir como un ser humano íntegro, en cuerpo y alma.

-La familia tradicional, madre, padre e hijos, es el único modelo válido o ¿Es posible que los chicos que crecen en familias ensambladas también puedan desarrollar sus capacidades y ser felices? De qué depende.

-Insisto en lo que dije antes. Una familia es un espacio de amor, de respeto, de nutrición y estímulo en el que cada uno recibe lo que necesita y crece y se desarrolla hasta encontrar su sentido y ser lo que es. En la semilla está el árbol. Yo creo, y sé que hoy éste es un tema que se discute mucho, que la forma de la familia es menos importante que el fondo. Hay familias tradicionales (papá, mamá, hijos, sin divorcio, con todas las formalidades cumplidas) en las que se recibe poco amor, se asiste a mucha violencia, a mucha mentira, a mucha manipulación. Hay familias monoparentales en donde con compromiso y presencia, se generan las condiciones necesarias. Hay familias ensambladas que se enriquecen y nutren de la diversidad y crean espacios de desarrollo magníficos. Y hay maravillosas familias tradicionales y familias ensambladas muy disfuncionales. Todo depende de las personas, de sus elecciones, de sus valores, de su responsabilidad, de sus proyectos existenciales.

-En momentos de crisis económica como la que nos toca vivir, ¿Adónde las familias deberían encontrar la fortaleza para seguir adelante sin quedar atrapadas en necesidades insatisfechas o en la pérdida de su status de vida?

-Siempre digo que así como existen las cajas de ahorro bancarias, donde uno deposito efectivo, hay cajas de ahorro afectivo. En estas cajas los depósitos se hacen con actos cotidianos de amor, con empatía, con cooperación, con respeto, con presencia y acompañamiento. Igual que las cajas de ahorro bancarias, lo que aquí depositamos es para momentos de crisis o emergencia, o para la realización de proyectos, en este caso existenciales, de vida. Y como en las cajas del banco, si no hemos hecho depósitos, llegado el momento nos encontraremos con que no tenemos fondos para responder a las circunstancias. En situaciones de crisis como la actual, las familias se encontrarán frente a sus resúmenes de cuenta afectivo. Lo que allí encuentren será ni más ni menos que lo depositado. Si habían apostado todo a lo material, la caja de ahorro afectivo estará en rojo. Si habían mirado hacia un horizonte trascendente, tendrán fondos muy importantes.

-Conozco a no pocas personas que viven en grandes ciudades que se inclinan a elogiar la vida de ciudades más pequeñas como Santiago del Estero, usted que opina...

-He vivido en Santiago toda mi infancia y mi adolescencia, y a esa época de mi vida, y a mi familia, mis amigos de entonces, mis maestros y profesores, como mi querido "padre pedagógico" Pepe Presti, les debo mucho de lo que soy. Vivo desde hace cuarenta años en Buenos Aires, he vivido en la ciudad de México. He añorado vivir en una ciudad más pequeña. Y también disfruto mucho de muchas cosas de la gran ciudad. Ambas tienen ventajas y desventajas según desde donde se mire. A veces en las ciudades chicas, los mandatos son tan fuertes que tronchan el crecimiento de las personas. Y en las ciudades grandes el anonimato hace que se pierdan lazos, solidaridad, compasión e identidad. Creo que si una persona tiene en claro el sentido de su vida, el camino de ese sentido puede pasar por una ciudad chica o una grande. Y creo que cuando uno está perdido en la vida, lo estará viva donde viva. A veces se añora la vida en ciudades pequeñas creyendo que allí, mágicamente, se resolverán las cosas que uno no ha sabido resolver en donde vive. Y hay gente que se ha mudado con esa esperanza para encontrarse con que se llevó el problema en la valija y sigue acompañándolo.

Sergio Sinay es psicoterapeuta, periodista, escritor, especialista en vínculos....

lunes, 1 de febrero de 2010

Niños estresados



Los trastornos de ansiedad han aumentado hasta el 8% en la población infantil y afectan a uno de cada cinco adolescentes. Pasar más tiempo con ellos es la mejor terapia
Los trastornos de ansiedad han aumentado hasta el 8% en la población infantil y afectan a uno de cada cinco adolescentes. Pasar más tiempo con ellos es la mejor terapia


Ansiedad

Estado de inquietud o tensión, motivado por el temor a una desgracia o peligro.

Diferencia entre niñas y niños

Ellas sufren más trastornos de an siedad que los niños, en una proporción de 2 a 1. Esta mayor propensión se atribuye a factores culturales, sociales y genéticos. Los chicos, por el contrario, suelen reaccionar a la presión con comportamientos agresivos o impulsivos a la hora de en fren tarse a circunstancias estresantes.

Depresión

Es un desorden mental que tiene lugar como consecuencia de una pena extrema o de la falta de autoestima.

Estrés

Reacciones emocionales y físicas provocadas por presiones crecientes o nuevas, significativamente ma yores que los recursos personales con que se cuenta.

Causas del estrés infantil

Pérdida de alguien querido, mala relación entre los padres, cambio de domicilio o colegio, hostigamien to por parte de los compañeros de clase, dificultades en los estudios, periodo de exámenes, enfermedad, estancias hospitalarias, nacimiento de un hermano, par ti cu la ridad física que llame la atención.

Síntomas físicos

Dolor de cabeza o cuello, molestias estomacales, problemas para conciliar el sueño, pesadillas, orinarse en la cama (enuresis), variaciones en los hábitos alimenticios, excesiva pasividad, costumbre de arrancarse mechones de pelo o morderse las uñas, hiperactividad.

Síntomas emocionales

Ansiedad, preocupaciones intensas, miedos nuevos o recurrentes, apego excesivo a los adultos, llanto, agresividad, tozudez, insociabilidad, actitudes regresivas o típicas de críos de menos edad.

Lo que para cualquier adulto supone una semana de baja, para muchos niños no significa ningún respiro. No importa que tengan fiebre, les duela la tripa o ya no puedan con su alma. Se les deja en el centro escolar como si tal cosa. Su programa diario de tareas es apretadísimo. Y, encima, sus padres nunca tienen tiempo para jugar con ellos en el parque. ¡Cómo no van a estar estresados!”, clama el pediatra Jesús Rodríguez. Desde hace cinco años, este especialista aprecia un aumento “significativo” de los críos que llegan a su consulta alterados “como motos”: van de un lado a otro, lo toquetean todo, se le suben a la mesa y acaban rozando “la mala educación”... Nada que ver con aquellos niños de antes que se le quedaban mirando boquiabiertos, “con los ojitos enganchados a cualquier gesto, a un bolígrafo, el estetoscopio...”.

La Sociedad Española de Estudios de Ansiedad y Estrés (SEAS) reconoce que existen “muy pocos” estudios sobre el estrés infantil. “No hay más que recordar que en los años setenta aún se negaba que pudieran tener depresión y hasta los ochenta no se habló del exceso de presión que también pueden llegar a sufrir”, precisa Antonio Cano, presidente de SEAS. A falta de cifras fiables sobre el estrés, sí se sabe con exactitud que los trastornos de ansiedad –causados por inquietudes o preocupaciones desproporcionadas– han aumentado en la población infantil hasta rozar el 8% y en los adolescentes se disparan hasta el 20%.

Más expuestos que nunca
Una progresión comprensible, según María Jesús Mardomingo, presidenta de la Sociedad de Psiquiatría Infanto-Juvenil y jefa de la sección de Psiquiatría Infantil del Hospital Gregorio Marañón de Madrid: “Ciertamente, la vida cada vez es más compleja para todos, y los niños no son una excepción”, expone. “Están más expuestos a circunstancias que producen temor y, como consecuencia, los casos de ansiedad (fobia escolar, miedo a verse separado de los padres, pavor social, obsesiones compulsivas...) se han incrementado. Antes, los chiquillos estaban más protegidos, tenían más tranquilidad”.

Una de la causas fundamentales que han desatado estas dolencias es la ausencia prolongada de los padres. “Muchos psiquiatras, pedagogos y pediatras coincidimos en la importancia que tiene la presencia en casa de uno de los dos, a partir de las cinco de la tarde”, señala Mardomingo, autora de Psiquiatría para padres y educadores, Ciencia y Arte (ed. Narcea). “Se trata de una figura insustituible que transmite seguridad, confianza y apoyo emocional simplemente dejándose ver”. Aunque tampoco se le escapa que, muchas veces, las actividades extraescolares recortan de forma drástica las horas que pueden compartir padres e hijos. “Sí, sí, hay muchos críos que vuelven a casa a las nueve de la noche... algo que no es negativo en principio. Todo depende de cómo se sientan, de si están a gusto y se encuentran con alguien cuando regresan. No podemos generalizar”, puntualiza.

Está claro que los tiempos han cambiado, los ritmos también y, al final, no son pocos los chavales que acaban revolucionados. El estrés se les mete en el cuerpo porque tienen que ponerse en guardia ante el bombardeo de estímulos que les lanza la sociedad. Terremotos, huracanes y mujeres maltratadas expuestos a través de los medios de comunicación, los atascos de primera hora, las prisas, las clases de piano e inglés, los exámenes, muchos videojuegos y pocos amigos... son parte de la película que cada día pasa, a toda velocidad, por delante de los ojos de muchos pequeños.

“Algunos meten todo en el mismo saco. Se creen que todo sucede al margen de ellos. Se dejan llevar y traer. Hasta que llega el día en que sus padres, muy preocupados, vienen con el niño a la consulta porque notan que le falta motivación, tiene problemas, no habla... Entonces el chaval te suplica: ‘¡Diles que me quiten de las clases de violín!’”, describe la psicóloga Isabel Carrasco, con amplia experiencia en el área infantil. Y es que los niños de ahora pueden tener opiniones formadas sobre realidades insólitas para su edad hace veinte años, como el matrimonio homosexual, pero “no saben cómo defender su posición, cómo expresar sus verdaderos intereses”.

Pequeños tiranos
Otros, por el contrario, se hacen notar demasiado; son tiranos que hacen de sus caprichos la ley soberana del hogar. Sobre estos últimos planea la mala conciencia de los padres, que no se atreven a contravenir su voluntad: “Pasan poco tiempo con él y para compensar, quieren ser sus amigos a toda costa. Grave error. Hay que imponer a los hijos unas pautas de conducta. Eso les da seguridad y evita que luego sean individuos extremadamente vulnerables ante la frustración”, explica la experta.

La indisciplina de algunos de estos chavales saca de quicio a profesionales vinculados con la enseñanza, como Gerardo Aguado, psicólogo, doctor en Ciencias de la Educación. “La educación no está de moda, hay que evitar a toda costa que los niños se traumen... ¡Incluso se rechaza el ejercicio legítimo de la autoridad! ¿Qué ocurre entonces? Los chicos se desorientan, no aprenden a controlarse, se burlan de las normas y terminan con la autoestima por los suelos. Y es que sin orden no hay libertad que valga. Si no se tiene claro qué se puede hacer y qué no, no se sabe qué hacer con la vida...”.

En su opinión, se ha perdido el sentido de la medida. “Se patologiza a los chavales en exceso, enseguida se les tiene por enfermos... nos hemos ido al otro extremo, a la más pura ñoñería”. De ahí que Aguado abogue por reducir el fenómeno a sus justos términos: “El estrés malsano es minoritario. Me refiero a ése que raya con la angustia y provoca reacciones improductivas, actitudes que repercuten negativamente en el rendimiento estudiantil, como los ataques de pánico... Por lo demás, es lógico que el niño se estrese durante el año escolar. Lo contrario sería anormal. Ahora bien, quienes de verdad están estresados –por lo que les pasa o deja de pasar a los críos– ¡son los padres!”.

Angustias contagiosas
La preocupación de los progenitores resulta contraproducente, porque “las angustias y el estrés se contagian”, advierte Javier de las Heras, autor de La sociedad neurótica de nuestro tiempo. Si se convive con alguien que se retuerce las manos o pierde los papeles al menor contratiempo, basta que haya cierta predisposición genética para que se desencadene un cuadro de ansiedad. Y ese estado de temor indefinido se recrudece “en un mundo tan desinhibido y agresivo como el nuestro que te exige, cada dos por tres, ser el rey del mambo”, alerta María Jesús Mardomingo.

¿Cómo fortalecer el carácter de los niños? No hay fórmulas mágicas, pero sí tres pautas que pueden servir para despejar el camino de los más pequeños: “Hay que transmitirles serenidad, enseñarles a disfrutar de los detalles, las pequeñas cosas del día a día, y, sobre todo, inculcarles la certeza de que son protagonistas de sus vidas, de que lo que hacen tiene consecuencias, que son responsables de sus actos y no las marionetas de nadie...”. Así, por muy enloquecedora que sea la vorágine cotidiana, nunca perderán el norte. “¿Que cuál es el norte?”, se pregunta Mardomingo. “Pues, hombre, luchar por ser feliz, ser activos y tener ilusiones”.

Isabel Urrutia
Artículo publicado en Las Provincias CLIC AQUI

Humorterapia

Humorterapia
para reír y...pensar....pensar....pensar...

Anda...¡ suscríbete !

Blog Archive