martes, 29 de junio de 2010

sábado, 26 de junio de 2010

Padres excepcionales


Compartimos con los lectores del blog un magnífico artículo de Pablo Herreros,
publicado en su blog SOMOSPRIMATES.COM 

Para leer el artículo completo, accede al blog original haciendo clic en


Padres excepcionales




En la mayor parte de los mamíferos, la madre es la encargada de cuidar de las crías. El padre rara vez interviene de una manera directa, aunque suele procurar protección ante depredadores y otros machos del grupo. Pero existen varios primates que viven en Suramérica en los que ocurre todo lo contrario, los calitrícidos, que poseen sistemas de crianza cooperativos en los que todo el grupo interviene. Éstos son unos pequeños monos que comprende varias especies como son los titíes, los tamarinos y las marmosetas.

Aunque algunas son monógamas, también poseen sistemas poliándricos, en los que sólo la hembra dominante se reproduce y se aparea con varios machos a la vez. En los partos, el 80% de las ocasiones aproximadamente dan a luz a gemelos, que son transportados en las espaldas de los machos. Esto ocurre tanto en libertad como en cautividad. Viven en grupos muy cooperativos de hasta diez miembros de ambos sexos y se alimentan fundamentalmente de gomas, néctar, frutas e insectos. La función de las madres, excepto en los primeros momentos, está restringida a la lactancia durante unos pocos minutos al día. Por tanto, el macho es el principal cuidador junto con otros machos del grupo, que también son los responsables de alimentarlo, acicalarlo y protegerlo, hasta alcanzada la madurez. Las otras hembras del grupo no se reproducen en favor de la hembra dominante. Esto se consigue a través del retraso en alcanzar la pubertad y mediante la segregación de unas hormonas que impiden la reproducción, de manera que sólo una de ellas está disponible, como ocurre con los lobos. La hipótesis más aceptada del porqué las madres de esta especie limitan su implicación apunta al ahorro de energía para el próximo parto como causa principal, ya que cuanto antes queda libre de responsabilidades, antes puede invertir en la nueva descendencia.


(...)


martes, 22 de junio de 2010

A,B,C... anorexia, bulimia y comedor compulsivo

En la REVISTA INFOCOPONLINE encontramos este MANUAL PARA DOCENTES
dirigido a informar y formar sobre los trastornos de la alimentación y su prevención en las aulas.

Si deseas descargar el MANUAL COMPLETO haz clic sobre el título:
A, B, C... anorexia, bulimia y comedor compulsivo-Manual para docentes


ISSN 1886-1385 © INFOCOP ONLINE









La Consejería de Sanidad, a través del Instituto de Nutrición y Trastornos Alimentarios de la Comunidad de Madrid (INUTCAM) ha publicado un manual para profesores y educadores, con el objetivo de ofrecer herramientas para actuar ante los trastornos de la conducta alimentaria en las aulas (anorexia, bulimia y trastorno por atracón).

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) representan, en cuanto a prevalencia de casos, la tercera enfermedad crónica entre la población femenina en las sociedades desarrolladas y occidentalizadas. Las consecuencias que suponen estos trastornos para la salud de los jóvenes y adolescentes son numerosas y variadas, desde un mayor riesgo de muerte prematura a varias complicaciones que tienen un efecto negativo en la calidad de vida.




En este sentido, los centros educativos proporcionan un contexto ideal para el abordaje de este tipo de problemas, y los profesores y educadores pueden jugar un papel esencial como agentes de ayuda para que los niños y adolescentes desarrollen estrategias para prevenir la aparición de estos problemas o, en su caso, puedan ser derivados a tiempo y recibir la atención necesaria.
El manual publicado por INUTCAM, titulado A, B, C... anorexia, bulimia y comedor compulsivo-Manual para docentes, incluye un primer capítulo con nociones básicas sobre la prevalencia, los síntomas de los diferentes trastornos de alimentación. Posteriormente, el manual se divide en tres capítulos, donde se aborda la prevención, la detección y la atención que se puede prestar a los menores en los centros educativos.
Así, en el apartado sobre prevención se explican las posibles causas de los TCA y, en relación con estas causas, se detallan los objetivos y contenidos a trabajar con los alumnos, ilustrándolos con distintos ejemplos de actividades preventivas que se pueden poner en marcha en la clase, y que abordan aspectos como los hábitos saludables, la publicidad y los medios de comunicación, la asertividad, la belleza y la imagen corporal, el perfeccionismo, la autoestima o la impulsividad.
En relación a la detección de estos TCA en las aulas, el manual describe las diferentes señales de alarma que el profesorado debe tener en cuenta a la hora de percibir posibles casos de anorexia y bulimia entre sus alumnos. Así mismo, proporciona dos cuestionarios para la detección de los TCA.
En último lugar, el manual incluye un apartado de "apoyo al tratamiento", donde se detallan las actuaciones que puede llevar el docente una vez se ha detectado un posible caso de TCA (cómo comportarse ante el estudiante y su familia, qué recursos sanitarios existen para el tratamiento de los TCA en la Comunidad de Madrid, etc.). Además, se proporcionan pautas de ayuda para que el profesorado pueda apoyar y reforzar al alumno que ya se encuentre en un programa de tratamiento por un TCA.
De esta manera, el manual publicado por INUTCAM subraya la importancia de la prevención primaria de los trastornos de alimentación desde los ámbitos educativos, apostando por el desarrollo de habilidades que fomenten la autoestima positiva, la asertividad, las habilidades de comunicación, etc., entre los menores. Desde esta aproximación, los centros escolares se convierten en escenarios privilegiados para el desarrollo de este tipo de programas, y los profesores en agentes de prevención fundamentales.

lunes, 21 de junio de 2010

La revolución educativa

Esta semana, en la web Redes para la Ciencia ha salido publicado un artículo imperdible....
Se titula LA REVOLUCIÓN EDUCATIVA.

Para acceder al link completo haz clic aqui
Si lo que deseas es ver sólo un resumen, mira a continuación el video y la síntesis del artículo.
Si deseas saber más sobre ROBERT ROESER, haz clic sobre su nombre.

¡Que tengáis un buen día!
PDF

LA REVOLUCIÓN EDUCATIVA




¿Es hoy más difícil la convivencia en las aulas? ¿Están bien preparados los maestros para acompañar al niño hasta su adolescencia con una educación que englobe emociones e inteligencia social? Las necesidades de un adulto para vivir en sociedad no son las mismas que hace 50 años, ni lo son tampoco las condiciones de vida de los adolescentes, ni las tecnologías que rodean a todos. Sin embargo, los programas educativos han cambiado muy poco en el último siglo. El psicólogo Robert Roeser nos ayuda a redefinir el papel de profesores y maestros, y a buscar en la ciencia algunas propuestas para mejorar la educación de los futuros ciudadanos.

lunes, 14 de junio de 2010

Una web para compartir

Otra perlita de internet para padres y educadores. Se trata de la web de los INSTITUTOS FAY.
Excelente página. Para facilitaros el acceso, la pondremos como un banner en la barra lateral derecha.
Que disfrutéis de los materiales...


Para acceder a la página CLIC AQUÍ

jueves, 10 de junio de 2010

Mensajes poderosos de padres a hijos

¡No me llames Dolores, ni Lola; llámame mamá!, ¡Tú y yo no nacimos el mismo día!, o ¡Tienes tres opciones: trabajar, trabajar o trabajar!, son sólo algunos de los mensajes "poderosos" que los padres pueden utilizar con sus hijos para ponerse en su papel de padres y que a ellos les ayude a conocer mejor sus derechos y obligaciones y que la pedagoga Eva Bach nos enseña desde su experiencia en este video.

Eva Bach Cobacho (Manresa, 1963) es licenciada en Ciencias de la Educación por la Universidad de Barcelona. Maestra, formadora de formadores y escritora, es especialista en desarrollo personal, inteligencia emocional, comunicación y relaciones interpersonales. Es diplomada en Pedagogía Sistémica por el Institut Gestalt de Barcelona y el CUDEC (México).

Actualmente se dedica a la formación permanente de profesorado, padres y adultos en general e imparte también algunos cursos para empresas. Es profesora en varios postgrados universitarios y asesora pedagógica en diversas instituciones y organismos públicos y privados.

Eva Bach es autora del libro titulado "Adolescentes. Qué maravilla", de venta en educaKids.com.

Educar para proteger...

Compartimos más perlitas de las que aparecen cada tanto en internet,
en este caso, un material preparado por la Consejería de Innovación,
Ciencia y Tecnología de la Junta de Andalucía.


Haciendo clic sobre el título, 
podrás acceder a una página interesante
donde descargar la 

¡ Qué disfrutes de la visita !

miércoles, 2 de junio de 2010

Cuestionando etiquetas (II)...

Nos han llegado unos cuantos mensajitos positivos via formulario, apoyando
el artículo aparecido en el periódico LA NACIÓN de ayer... Compartimos la visión y nos alegramos de que muchos profesionales estén por la labor en diferentes partes del mundo...


Para los que queráis profundizar, 
"Cuestionando etiquetas " 
tiene unos cuantos videos que circulan en la red. 




Os dejamos uno muy interesante en el que La psicoanalista, Lic. Janin, comenta la preocupación de un grupo interdisciplinario de psicólogos, psicopedagogos, pediatras, psiquiatras, etc. ante el auge de la medicalización y la patologización de la infancia. 


La idea central es pensar juntos cuáles son los efectos que produce la época en los niños.
A ver qué os parece...


PDF


Cuestionando etiquetas...






"Los chicos se parecen más a la época que a sus propios padres"

A veces se los medica creyendo que su mal es biológico, 

c

uando es social, dice el psiquiatra


Artículo publicado en el periódico argentino " LA NACIÓN "el 2 de junio de 2010, en la sección "
Los intelectuales" / Juan Vasen



Noticias de 
Culturaanterior | siguiente
Miércoles 2 de junio de 2010 | Publicado en edición impresa 


Josefina Licitra
Para LA NACION 

Déficit atencional (ADD), trastorno general del desarrollo (TGD), trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y trastorno de bipolaridad son algunos de los diagnósticos con los que los niños llegan a la consulta profesional con Juan Vasen. Pero Vasen, médico, psicoanalista y especialista en psiquiatría infantil, dice que buena parte de esos pacientes no suelen ser enfermos ni, mucho menos, criaturas destinadas a ser medicadas. Son, simplemente, niños sujetos al tiempo en el que viven. "A veces se les atribuye una patología y se los medica, cuando lo que les ocurre es que son chicos que responden a una familia y, sobre todo, a una época ?explica?. Las determinaciones de época son muy importantes. Tanto, que a veces los chicos se parecen más a la época que a sus propios padres."
Vasen trabaja con niños y adolescentes desde que, después de egresar de la carrera de Medicina, hizo la residencia en psicopatología infantil en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde luego se desempeñaría como jefe de residentes. Lleva publicados seis libros que intentan poner la niñez en contexto y cuestionan el método de tono fuertemente farmacológico que hoy tiene la ciencia para abordar los problemas infantiles, principalmente el llamado (y muy difundido) déficit atencional.
"Los psicofármacos cada vez tienen más presencia en la vida cotidiana de los chicos -advierte Vasen-. A veces, esta presencia llega acompañada por un criterio inteligente de utilización, ya que viene junto a un abordaje psicoterapéutico. Pero cualquier enfermedad que sea tratada con psicofármacos como única intervención en la vida de un chico, puede considerarse iatrogénica, es decir, responsabilidad del médico."
De acuerdo con Vasen, la década de los 90 fue una bisagra dentro de la psiquiatría infantil. Entonces, se comenzó a creer que cualquier producción del cerebro, incluida la subjetividad, era una consecuencia de los genes.
-¿Por qué esta lectura sería problemática?
-Porque es incorrecto y peligroso entender la biología como portadora del destino. Muchos profesionales incurren en una serie de proyecciones, en general catastróficas, que tienden a ser atemorizantes para los padres. Dicen cosas, como: «Este chico va a tener de por vida tal cuadro y tal medicación va a ser imprescindible». El chico pasa de padecer un síntoma a ser el síntoma. En muchas aulas, las maestras dicen: «Tengo un ADD», con lo cual se pierde algo de la singularidad del chico, se dejan de lado cosas tan importantes como el lugar que tiene el niño en la familia, la situación de sus padres, las fantasías del niño, las cosas que lo asustan. Se olvida que las determinaciones de época son productoras de subjetividad, de modos de ser de los chicos.
-¿A qué se refiere con «determinaciones de época»?
-A que, por ejemplo, cuando un chico está desatento, quizá no tenga un «déficit de atención», sino un déficit de interés, de motivación: está con su cabecita en otra cosa. Plantearlo como déficit y decir que no hay atención y entonces lo que falta es dopamina, tratar de resolver el problema con una pastilla, es un reduccionismo peligroso.
-Lo que usted dice es que un «niño ADD» no se distrae si, por caso, está viendo un programa de televisión que le gusta.
-Por supuesto que no se distrae. El 99% de los chicos mal llamados ADD, para mi gusto, no lo son.
-Uno de los mayores problemas de los llamados «niños ADD» es su falta de atención en la escuela. ¿Esto puede deberse a un desfase entre los métodos de enseñanza y las formas de aprendizaje de los alumnos?
-Considero que sí. Según el criterio del chico, que no necesariamente debe ser acompañado, la escuela queda divorciada de lo que va a ser el mercado de trabajo futuro y la vida en general. Una vez un pacientito me dijo: «La escuela educa muy bien para la escuela». El sentía que la escuela no le servía para la vida.
-Cuando se relaciona un supuesto desorden psiquiátrico con un problema biológico, ¿qué responsabilidad les cabe a los padres sobre ese problema?
-En general, poca. Todos los psiquiatras que están claramente a favor de la medicación y los condicionantes genéticos, tienden a exculpar a los padres.
-Parece una revancha: cuando tuvo su auge el psicoanálisis, el origen de todo estaba en los padres?
-Sí. Y no sólo eso: los padres aparecían como culpables. Ni siquiera como responsables: culpables. Entonces, qué mejor que alguien venga a decir: «La culpa no es de ustedes». Ahora bien: los padres no deben ser inculpados, pero tampoco deben ser corridos de la responsabilidad que les atañe.
-¿Los padres sienten culpa de medicar a sus hijos?
-Tienen un sentimiento ambivalente. Pero pensemos esto en función de la época. Imaginemos que una familia relativamente humilde, con varios hijos y con padres que trabajan todo el día, tiene un hijo muy problemático. Ellos tienen que llevarlo a un tratamiento psicológico que implica ir dos veces por semana a un hospital, esperar una hora, ir, volver... Todo eso puede ser inadecuadamente reemplazado por un diagnóstico hecho a la carrera, un medicamento y un control mensual. Hay condiciones que hacen que la medicación sea un recurso mucho más cómodo para una persona con una existencia de por sí bastante incómoda.
-¿Cómo se llega a esta decisión en las clases medias o altas?
-La integración, el éxito que aparece como el paradigma de la integración, el ser famoso, el ser millonario, que son los horizontes vocacionales de muchos chicos cuando se los interpela, hacen que en los padres haya una obligación muy angustiante de capacitarlos para que no fracasen. Y esto hace que los medicamentos aparezcan como una solución que acalla el síntoma, que permite que el chico se adapte y siga en carrera, y que demanda menos de sus padres.
-Entonces, ¿en ningún caso es razonable medicar?
-No se puede generalizar. Lo que digo es que todas las prácticas tienen un límite. El psicoanálisis lo tiene, pero también la psicofarmacología lo tiene. A veces, medicar con buen criterio puede ser muy importante. Se puede ayudar a un chico muy agitado, excitado o aterrado, a disminuir esa sintomatología. Pero esto es distinto de una medicación que favorece la cosmética del comportamiento. Pretender que un chico viva medicado durante años termina escondiendo debajo de la alfombra un montón de tierra que después hace el camino intransitable.
EL PERSONAJEJUAN VASEN
Psiquiatra infantil

  • Edad : 57 años; tiene dos hijos.
  • Actividad : atiende en forma privada y es cofundador del Programa Cuidar Cuidando, del zoológico porteño, para niños con problemas emocionales graves.
  • Libros : entre otros, escribió ¿Post mocositos?, Contacto animal y Fantasmas y pastillas.
  • Cuestionando Etiquetas : así se llama el grupo de profesionales que integra y que trabaja por la desmedicalización de la infancia.

    Humorterapia

    Humorterapia
    para reír y...pensar....pensar....pensar...

    Anda...¡ suscríbete !

    Blog Archive